martes, 7 de mayo de 2013

Rainbow cake

 
 
Una siempre tiene mil cosas en la cabeza, eso es bueno, tener siempre la ilusión de poder encontrar un hueco para meterse a la cocina y hacer tal o cual cosa.
Esta tarta era uno de los must have to do que tenía desde hacía muchiiisimo tiempo y que no encontraba el hueco para hacer, hacía tiempo que iba recopilando cositas para las fotos, que si las servilletas por aquí, los washi por allá... y después de la visita a Expotarta y de terminar el "ajuar", el miércoles pasado aprovechando que era festivo la hice!!!
 
 
Fue mucho más fácil de lo que pensaba y el resultado fue espectacular, nunca había tenido tantos "me gusta" en Facebook, ni tantos comentarios como al publicar estas fotos, así que estuve toda la semana pasada más hinchada que un globo con mi tarta arcoíris.



Además me habéis escrito un montón de mensajes privados pidiendo la receta, así que no sé si os decepcionará saber que es un bizcocho de vainilla normal que hemos teñido con colorantes "buenos" (americolor y wilton).


Os dejo la receta y lo dicho, es una receta de un bizcocho de vainilla, imagino que uno de limón, chocolate blanco o cualquiera que no tenga color, valdría.

Receta del bizcocho:
  • 226 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 426 g de azúcar
  • 5 claras de huevo a temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 426 g de harina
  • 4 cucharaditas de levadura
  • una pizquita de sal
  • 355 ml de leche a temperatura ambiente 

Precalentamos el horno a 175 ºC y engrasamos los moldes para los bizcochos (yo utilicé moles desechables de aluminio del mercadona). 

Mezclamos la harina, la levadura y la sal, y reservamos. Batimos la mantequilla con el azúcar y luego vamos añadiendo las claras poco a poco. Añadimos la vainilla y mezclamos hasta que esté completamente incorporada. Luego vamos añadiendo la harina y la leche en dos veces, alternándolas.

Dividimos la masa en seis boles  y añadimos dos o tres gotas de colorante. Luego ponemos la masa en los moldes y los horneamos durante unos 15 minutos. Pasado este tiempo, los dejamos enfriar dentro del molde sobre una rejilla unos 10 minutos, antes de desmoldar.



Para cubrirlo utilicé un swissmerengue de leche merengada. Era la primera vez que hacía esta crema y nos ha gustado un montón, para variar de los buttercreams básicos está genial!!!