martes, 16 de abril de 2013

Primer cumpleaños de Adrián

La semana pasada mi pequeño hizo un añito, un añito ya!!! Y fue ayer cuando lo trajimos del hospital, cuando nuestras vidas volvieron a cambiar y nos convertimos en una gran familia.
Adrián es un niño super feliz, siempre nos lo dice el pediatra, siempre con una sonrisa, y ahora que ya anda y se entera de todo, cada día más pillo, no en vano su hermana lo llama "el kakuja", o sea, el granuja!!!
Él ha traído muchas alegrías a nuestras vidas, a las de todos los que le rodeamos y con él, nuestra vida es plena, así que para celebrar su primer año de vida, una merienda en la que nos reunimos toda  su familia.
 
La preparación fue un caos, el cumpleaños lo celebrábamos el sábado y el viernes a final de la tarde llegábamos de Sitges, del curso en "Cakes Haute Couture", así que fue una contrareloj. Deshacer maletas, lavar ropa, bizcocho, modelado de osito (mi primer osito) y dejar todo recogido... en fin, me dieron las 3 de la mañana y al día siguiente a las 7 arriba para empezar con cupcakes, comprar.... un horror!!!
 
La temática de la fiesta, como todavía es muy pequeño para pedir nada y a Lucía mejor no preguntar, fue ositos, super tiernos, cómo él y quise hacer cosas para todos los gustos y que no hubiera hecho en el de Lucía, así que el bizcocho de la tarta fue de chocolate negro, el que he estado haciendo las últimas veces, así nos salimos del de chocolate blanco de las celebraciones. Y coronando la tarta un osito. Además utilicé el cakestand que compré para esta ocasión:



 

Hicimos cupcakes de chocolate blanco con crema suave de mantequilla y chocolate blanco, para compensar que la tarta no fuera de este sabor, jajaja

 
Para salirnos de lo habitual, hicimos otros cupcakes, red velvet con frosting de queso que estaban espectaculares!!!

No podían faltar galletas, estas sí me las dejé hechas antes de irme al curso, sino hubiera sido imposible tenerlas... Hubo varios modelos, unos ositos y otras con un uno, las dos de mantequilla y decoradas con glasa:


 
El otro tipo de galletas fue como las que hice para San Valentín, pero con ositos, y de nuevo rellenas de la mermelada del amor:

 
Hice macarons también, pero estos no pasaron por el photocall y se fueron directamente a la mesa... hubiera querido tunearlos, pero no hubo tiempo...
 
Tampoco tuve tiempo de currarme la papelería, lo único que hice fue la guirnalda con el nombre y los pompones los hizo mi hermana, menos mal!!!

 
Todo colocadito en la mesa.
 
Y la mesa en general:
 
Lo mejor, como siempre, se hace esperar, y como última foto, os presento al kakuja. Son unas fotos que le hicimos unos días antes de cumplir el añito. Con muy buen ojo, porque justo esa tarde se cayó dos veces, con tanta puntería, que se hizo una cruz en la frente y mejillas...
No es la foto más bonita que le hicieron, pero esa sonrisa picarona lo dice todo...
 
Un besito enorme para él y para todos los que habéis aguantado hasta el final, muas!!!