viernes, 6 de julio de 2018

Helado de cereza

En casa ya sabéis que tenemos cuatro enanos y en cuanto empieza el mínimo calor se vuelven locos por los helados.
El fin de semana pasado cambiamos el postre del domingo por hacer helado casero, y así matamos dos pájaros de un tiro. A priori hubieramos elegido otro sabor, chocolate por ejemplo, jajaja, pero había cerezas en casa y aprovechamos para hacer el helado con ellas.

La receta es muy sencilla y la hicimos entre todos:
INGREDIENTES:
  • 400 g de cerezas
  • 200 ml de nata para montar muy fría
  • 125 g de yogurt
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharada de miel
  • 1 limón
PREPARACIÓN:

Deshuesamos y troceamos los 400 g de cerezas y las pusimos en una cacerola pequeña junto con el azúcar, la miel y un chorrito de limón.
De deja cociendo unos 10 minutos, lo justo para que la fruta se ablande.
Pasado este tiempo, se tritura. Nosotros no dejamos trocitos, lo trituramos a conciencia para que los enanos no nos dijeran nada. Estos nuestros en que encuentran algún trocito, aunque sea del propio helado, ya no lo quieren.
Una vez triturado, lo dejamos que se enfriara a temperatura ambiente y una vez atemperado lo metimos a la nevera.


Mientras se enfriaba la mezcla anterior, montamos la nata, que debía estar muy fría, sino no monta. Después le añadimos el yogurt. Nosotros le pusimos uno bifidus, dos de las niñas tienen la piel atópica y nos recomendaron ese tipo de yogures ya que contienen probióticos que favorecen la recuperación cutánea, así que aprovechamos y en vez del yogurt griego que pedía la receta, hicimos ese cambio.
Para que la nata no se baje al añadirle el  yogurt, utilizamos una espátula y realizamos movimientos envolventes. Lo mismo cuando incorporamos el triturado de cerezas.

Una vez la mezcla fue homogénea la metimos en el congelador, de momento no tenemos heladera, pero ya está en mi lista de deseos para mi cumple, jajaja, ;)
Se puede meter en el congelador, teniendo la precaución de remover cada 20 - 30 minutos para que no se formen cristales y el helado quede más cremoso.
Tuvimos el helado toda la noche y al día siguiente vino la sesión de fotos y la cata....


El helado estaba buenísimo, sospecho que va a ser el postre estrella de este veranito!!! Ya os iré contando...
Muas!!!